(Versión en catalán)

Unos buenos amigos, profundamente de izquierdas, sinceros, profundos e incorruptibles, mantienen un centro cultural con gran esfuerzo y voluntad. A veces he asistido a algún acto, e incluso he dado alguna charla. Pues bien, si se organiza, por ejemplo, la proyección de alguna película a la que asisten vecinos del barrio, el núcleo central está, mientras tanto, reunido gestando un manifiesto reivindicativo, de posicionamiento político, en una salita aislada. cineclub2¿Leerán este manifiesto los vecinos, amigos y parientes que están visionando el film? Pienso que difícilmente lo harán. Hay una cierta sintonía con el pensamiento que alumbra las acciones y las manifestaciones del colectivo que gestiona el centro, por eso están, pero no harán el salto a leer y mucho menos analizar y asumir el texto redactado mientras ellos se distraían. ¿Por qué?

Voy a ser breve, no quisiera que la bilis provocada por el empacho de mediocridad ensuciara el escrito. Quiero solo mencionar un factor olvidado: el factor A. Se han hablado, escrito,...

LOS PALOTES ROJOS (Breve manual de autoayuda para decidir el voto)

pensador lineas Genial la lineal idea de don Mariano. De una finura intelectual que  conduce al infinito, paralela consigo misma. Sin ánimo de superar su profundidad, me permito una breve digresión. Ésta podría ser una breve guía de actuación para el próximo 26J. Dado que repiten los mismos líderes, incluso aquél que declaró ante todo un rey que no era capaz de hacer su trabajo, deberíamos buscar nuevos métodos para escogerlos. Ahora bien, ya que son tan buenos, o tan osados, para volverse a presentar ante nosotros sin enrojecer, algo tendrán. Así que humildemente propongo copiar a nuestro irrepetible (espero) presidente: buscar nuestras propias líneas de colores, pero dado que la ciudadanía es muy compleja, marcarlas con diversos tonos. Ir poniendo palotes a cada opción y, como en un semáforo, establecer la regla de no votar las opciones con líneas rojas; esperar acontecimientos en las naranjas, y dejar caer la papeleta en las opciones que presenten más palotes verdes.
clientelisme1Bien, nos vemos el 26J. Entretanto, estas son mis reflexiones: Desde la caverna se oían mugidos: ¡Han fracasado los de fuera!, ¡por su culpa nos gastaremos otro pastón!, acortemos la campaña electoral, que no se gaste tanto dinero. Y los de fuera, aquellos que intentaron mezclar aceite y agua y obtuvieron ajo y agua, miméticamente repiten el mantra: las campañas son caras, cansan a la ciudadanía, y otras sandeces por el estilo. No, discrepo. La campaña no debería ser ni corta ni larga, ni cara ni barata, sino honesta, limpia y clara. Y ya que difunden el mensaje de que ha habido un fracaso estrepitoso de los que hacían política (de los otros, de los zombies que sólo salen cuando es oscura noche, no se habla, se dan por enterrados), podrían también incorporar a sus programas del 26J, una reforma de la obsoleta e injusta ley electoral, hecha a medida del bipartidismo caciquil. Una ley de los sin ley.

eldiario.es 25.04.2016 La imposibilidad de lograr un grupo parlamentario propio empuja a En Comú, En Marea y la alianza de Podemos con Compromís a sopesar otras posibilidades aunque ninguna garantice conseguirlo La catalana es...

El órdago de la confluencia. Por Germán Cano (El País. 22.4.2016. Pág, 20) Confluir no puede volver a significar un reagrupamiento de filas o resistir en los cuarteles esperando “el momento”,...

gavinesTEXTBuenas. Les saluda un fiel votante de la izquierda. ¿Pero cuál? Esa es precisamente la cuestión. Leo, oigo, me preocupo, analizo, y no llego a nada. Ahora que la derecha se va quedando con el culo al aire, y el viento se lleva facturas falsas y promesas clientelares; ahora que la otra pata del bipartidismo también cojea, me decía: “Es el momento, por una vez voy a apostar a caballo ganador”. ¿Pero cuál? ¿Es el cuadrúpedo realmente un caballo? ¿Tiene sólo cuatro patas? Veo manifiestos y notas de prensa de albertistas, cayistas, gasparistas y joseluisitas, entreverados con otros de menor volumen pero profunda convicción como recorteceristas, alternativos, subversivos, republicanos variopintos, hijos de la indignación y una miríada de colectivos hasta cierto punto, en el horizonte, afines, mirados obscenamente de reojo por los que podrían poder si pudieran. Y me digo, con ánimo de salvar mi posición: “Serán tendencias, entre todos podrán sacar al país del marasmo. Tienen la meta a su alcance. Pero, ¿la ven? ¿Hacia dónde miran? Me quedo perplejo ya que en el fondo, las reivindicaciones, los agravios recibidos son los mismos, como demuestra la CONFLUENCIA analizada en este mismo blog.