• All
  • BLOG
  • CONFLUENCIA
  • DESTACADOS
  • Doblada-no
  • ECONOMÍA
  • HISTORIA
  • POLITICA
  • PUNTO bajo la I
  • REDES
  • SOCIAL
La Memoria Histórica no es sólo cosa de “rojos”, que buscan venganza babeando odio. También la utiliza la derecha más azul, rumiando bajo su cofia de brillantina, como reverdecer viejos laureles. Ahora, el eximio PP, liderado por su incombustible tronco, quiere resucitar en las escuelas el espíritu militar para que, mezclado con el sempiterno olor de incienso, eleve a nuestros infantes a las más altas cotas de rancio conservadurismo. Paso a ofrecer mi contribución a tan divina tarea, reproduciendo un breve fragmento del  Devocionario del soldado (Edición oficial compuesta por el Vicario General Castrense y realizada por el Ministerio del Ejército. 13ª edición (¡!). Madrid, 1968), que en su página 133, trata de la “Obediencia y disciplina”:
ineptesDe las circunstancias difíciles se pueden derivar no sólo desánimo, sino también esperanza. Este es el caso del endemoniado puzle en las Cortes. Así que es necesaria la imaginación para encontrar vías alternativas. Analistas de pro, dándole vueltas y revueltas al asunto, remarcan que hay tres salidas, todas difíciles, si no imposibles, no sólo por el encastillamiento de las posiciones, sino por el panorama económico y social que se intuye en el próximo futuro, con una herencia explosiva (las pensiones, por ejemplo), y una UE voraz exigiendo más y más recortes, lo que hace pensar en una legislatura turbulenta y corta. Una alternativa de izquierdas sería masacrada fácilmente por un PP como siempre arrogante y prepotente, con la ayuda de “los mercados”, que después de una corta y sangrienta legislatura, permitiría el regreso triunfal de las opciones más conservadoras, en su amado papel de “salvadores de la patria”, que tanto les gusta como vivimos en el pasado.

Voy a ser breve, no quisiera que la bilis provocada por el empacho de mediocridad ensuciara el escrito. Quiero solo mencionar un factor olvidado: el factor A. Se han hablado, escrito,...

[vc_row][vc_column width="1/1"][vc_column_text]Cuando un Gobierno, como el español, reprime, recorta derechos básicos, permite tasas de pobreza y exclusión social del 29,2%, indica que le preocupa poco el bienestar de sus administrados o los desprecia. Parapetarse en una torre de marfil, construida con soberbia y desconfianza contra supuestos enemigos porque discrepan, es asumir que los ciudadanos representan un peligro y hay que combatirlos mediante la estrategia del miedo para mantenerlos sometidos.