PRÓLOGO DE LUIS GARCÍA MONTERO Y BALTASAR GARZÓN

CONFLUYENDO, Confluir

Palabras simples que, sin embargo, esconden tras de sí horas de discusiones, de dedicación, de trabajo y reuniones de multitud de personas que reconocen en el diálogo la única salida posible a la situación de deterioro y de crisis institucional y de valores en que se encuentra sumido nuestro país.
Mucha gente se pregunta cómo, ante la situación actual de pérdida de derechos sociales, deterioro de las instituciones y corrupción en la vida política, los que están convencidos de que sí es posible salir de esta crisis, no propician este cambio, adoptando medidas para articular los elementos necesarios para llevarlo a cabo, siendo la primera y más importante la de aunar esfuerzos ¿Por qué algo tan evidente no es posible? El que la única salida a todo ello sea la confluencia de todas estas fuerzas es tan evidente que nadie, en ese espectro de los movimientos políticos y sociales, se atreve a poner en duda.
La generosidad que este acto de afirmación supone, parece no ser asumida por los que tendrían en su mano llevarla a buen puerto. Las luchas fratricidas, congénitas a los movimientos que están en favor de esta regeneración democrática en la Historia de España han sido norma común en la acción política de todos los movimientos sociales y partidos políticos regeneradores en los últimos tiempos. El ejemplo, relativamente cercano, de lo que supuso la posibilidad de un cambio del rumbo de nuestra Historia con el advenimiento del Frente Popular parece no haber servido de ejemplo para la acción directa en los dirigentes de los partidos políticos de después de la transición.
La gente en la calle está pidiendo a gritos este cambio; pide con todas sus fuerzas que se aparquen a un lado las diferencias de matiz y las rencillas históricas entre parte de los dirigentes de unas fuerzas y otras; que se conjunten esfuerzos por parte de todos, con generosidad, para así hacer posible el cambio que la mayor parte de la población necesita y poder salir de la situación de deterioro global en que nos encontramos.
Los que están acomodados en la situación actual, los partidos que han detentado el poder durante y después de la transición, nunca han tenido problemas al respecto. Su unidad de acción, ante situaciones que les hiciera ver tambalearse el “status quo” adquirido, ha sido proverbial. A diferencia de esto, los que propician el cambio, de espíritu mucho más crítico y reflexivo, han dado siempre pasos balbuceantes ante situaciones de emergencia social como en la que nos encontramos ahora. Siempre ha sido muy difícil, por no decir imposible, aunar esfuerzos en la misma dirección.
La defensa de las pequeñas cotas de poder en la oposición a ese poder neoliberal establecido colma los deseos de la mayoría de los partidos que deberían estar luchando por ese cambio. El constituirse en el principal elemento en la oposición parece que es su más ambicioso objetivo.
Pero lo que está pidiendo la población es la toma del poder real, y esa toma del poder es claro que tan solo podrá conseguirse mediante la unidad de esfuerzos, con un espíritu de generosidad en los planteamientos y en las actitudes por parte de todos ellos.
Estas luchas entre los que aparentemente persiguen el mismo objetivo ha sido materia de estudio profundo por parte de algunos autores de nuestra sociología y de nuestra historia más próxima.
El libro ante el que nos encontramos profundiza ampliamente en todos los factores que influyen en la confluencia política y social con propósito de regeneración. Antoni Cisteró es un estudioso que ha dedicado años de trabajo al tema. En este libro trata de encontrar en primer lugar las claves y las razones del porqué de que esta “Confluencia” no haya sido posible. Quizá sea éste el primer estudio que enfoca globalmente todos los protagonistas y factores que inciden en los, a menudo frustrados, procesos de unión de esfuerzos para el bien común.
Posiblemente, su aportación más novedosa sea la de centrar sus análisis de coincidencias programáticas como punto de partida para una confluencia efectiva, en las reivindicaciones comunes y no en el habitual planteamiento que parte de siglas o nombres propios, a menudo surgido de premuras electorales. Con ello sugiere que el encuentro en la lucha diaria, durante toda la legislatura, favorecería una posterior confluencia al llegar los comicios.
Posteriormente analiza las posibles similitudes y diferencias entre los protagonistas de esta situación: ciudadanía, colectivos sociales y partidos políticos, cada uno en su lugar, pero en estrecha interdependencia. Para ello realiza un estudio sistemático de los posicionamientos ante diferentes aspectos de las reivindicaciones de cada grupo y cruza los resultados para encontrar una base sólida, a partir de la cual iniciar la convergencia.
Por último investiga cuales serían los posibles caminos para encontrar el punto de encuentro, necesario para que la unidad de acción de partidos y movimientos sociales pudiera llevarse a cabo, aportando sugerentes y prometedoras líneas de actuación.
Es un libro profundo, basado en gran cantidad de datos de los diferentes partidos y movimientos sociales, con útiles enlaces a cada uno de ellos, organizados por un estudioso del tema que es conocedor de los cambios que ha experimentado nuestra sociedad a través de sus movimientos sociales a lo largo de la historia. Es un libro útil, un libro en el que las posibles diferencias de criterio pueden sacar provecho a la hora de interpretar el sentido del análisis objetivo y las perspectivas distintas.
Confluyendo es un texto que no debería faltar en la librería de todos aquellos interesados por el tema y de los que consideran que el cambio solo será posible mediante una confluencia de esfuerzos.

Luis García Montero y Baltasar Garzón

Para obtener el PDF del libro, envia un correo a: info@reivindica.com y recibirás el código para bajártelo gratuitamente.

Para adquirirlo en papel por correo ordinario, solicítalo a

TRAFICANTES DE SUEÑOS – Tienda

 

VÍDEOS

Y JUNTOS MÁS (3’17”)

¿QUÉ ENTENDEMOS POR CONFLUENCIA? (5’18”)