Ahora que hay tanto postureo y pasos de baile propios de una yenka, donde nada es lo que parece, y muchas cosas que parecen mucho en realidad no son nada,...

Es curioso el hecho de que todos los que, por activa o pasiva, han colaborado en el triunfo de la derecha en Andalucía, ahora se sorprendan. Miran atónitos los traspasos...

És curiós que fins i tot els que, per activa o per passiva, han col·laborat al triomf de la dreta a Andalusia, ara se’n facin de noves. Es miren els...

Quienes quieran erigirse en defensores del pacto constitucional harán bien en impulsar una reforma que permita que la Carta Magna vuelva a reflejar el sentir colectivo de una sociedad LA CONSTITUCIÓN...

Interessant article de Xavier Pastor per Xarxanet: "El Tercer Sector té un element fonamental: el fet que hi hagi molta gent que tingui una vocació molt forta cap a un determinat...

LA I: La consulta 'fantasma' sobre el cambio de hora reabre en España el debate sobre qué huso horario es más idóneo (INFOLIBRE, 1.9.2018) EL PUNTO: Como buenos calamares, los políticos europeos lanzan...

Tantos años reflexionando, analizando proclamas, manifiestos y programas. “Si dicen esto, deben ser de izquierdas, pero ¿y lo que han hecho hasta ahora?, ¿me puedo fiar?”, me digo una y...

¿Pensiones? ¡Claro! ¿Machismo? ¡Seguro! ¿Educación pública de calidad? ¡Faltaría más! ¿Listas de espera en Sanidad? ¡Hombre! ¿Paro, trabajadores “pobres”? ¡Es intolerable!... Y así hasta un horizonte donde la niebla mediática y la pereza visual nos hacen difícil ver la nueva Edad media a la que nos están llevando. Y pregunto: ¿Y por una Justicia igual para todos, saldrías a la calle? Los labios, inferior sobre superior, indican duda. ¿Y por la Constitución? Miradas desviadas, hombros que suben y bajan. Es complicado. ¿Alguien la ha leído? No existe la percepción de que ella, concretamente, nos afecte demasiado. Y no es verdad. Una Constitución es el eje donde pivotan los poderes del pueblo y del gobierno.
La Memoria Histórica no es sólo cosa de “rojos”, que buscan venganza babeando odio. También la utiliza la derecha más azul, rumiando bajo su cofia de brillantina, como reverdecer viejos laureles. Ahora, el eximio PP, liderado por su incombustible tronco, quiere resucitar en las escuelas el espíritu militar para que, mezclado con el sempiterno olor de incienso, eleve a nuestros infantes a las más altas cotas de rancio conservadurismo. Paso a ofrecer mi contribución a tan divina tarea, reproduciendo un breve fragmento del  Devocionario del soldado (Edición oficial compuesta por el Vicario General Castrense y realizada por el Ministerio del Ejército. 13ª edición (¡!). Madrid, 1968), que en su página 133, trata de la “Obediencia y disciplina”:

Ens els darrers anys s’ha mitificat una paraula rebuscada però atraient: “empoderament”. La gent s’empodera¸ els dirigents empoderen, tot l’empoderament pel poble. I com s’aconsegueix aquest miracle? Amb la participació....