• All
  • BLOG
  • CONFLUENCIA
  • DESTACADOS
  • Doblada-no
  • ECONOMÍA
  • HISTORIA
  • POLITICA
  • PUNTO bajo la I
  • REDES
  • SOCIAL

-¿Respira? -No sé, mal aspecto sí tiene. Los familiares cercanos, sobre el cuerpo exangüe, quitándole el poco aire que le queda. Los vecinos: -¿Quedará algo? -Era insufrible, que se vaya, luego hablamos. ¿Hablamos? Hasta hoy han...

Tantos años reflexionando, analizando proclamas, manifiestos y programas. “Si dicen esto, deben ser de izquierdas, pero ¿y lo que han hecho hasta ahora?, ¿me puedo fiar?”, me digo una y...

Ante días de tanta tensión, un poco de música siempre cae bien. Así que me permito compartir la anécdota que sigue[1]. En 1932, cuatro jóvenes músicos alemanes, que viajaban por Europa...

Impasible el ademán, la derecha más rancia sigue a lo suyo. Y para más inri, chanzas aparte, con eficacia desde su punto de vista. Cuenta para ello con tres factores...

La democracia que tenemos ahora como base de convivencia y gestión de lo púbico es imprescindible, pero no suficiente. No podemos decir que no la tengamos: hay elecciones, los representantes se reúnen, deciden leyes que nos afectan, se articulan mayorías, minorías mayoritarias y mayorías minoritarias… Bueno, sí, hay alguna excepción, como la elección del Jefe del Estado, pero en rigor no podemos decir que en nuestro país no haya democracia, al menos de nombre. Un buen comienzo, como pensaron ya hace cuarenta años algunos próceres. indignarse¿Suficiente? En absoluto. La democracia surgida de una transición condicionada, adolece de dos achaques: los propios de la edad, en la que la sociedad ha evolucionado por derroteros en los que ella no está preparada para transitar (o sea, alejándose una de otra), y también las excrecencias que surgen de su interior, no previstas (¿o sí?), en su bautismo.
ineptesDe las circunstancias difíciles se pueden derivar no sólo desánimo, sino también esperanza. Este es el caso del endemoniado puzle en las Cortes. Así que es necesaria la imaginación para encontrar vías alternativas. Analistas de pro, dándole vueltas y revueltas al asunto, remarcan que hay tres salidas, todas difíciles, si no imposibles, no sólo por el encastillamiento de las posiciones, sino por el panorama económico y social que se intuye en el próximo futuro, con una herencia explosiva (las pensiones, por ejemplo), y una UE voraz exigiendo más y más recortes, lo que hace pensar en una legislatura turbulenta y corta. Una alternativa de izquierdas sería masacrada fácilmente por un PP como siempre arrogante y prepotente, con la ayuda de “los mercados”, que después de una corta y sangrienta legislatura, permitiría el regreso triunfal de las opciones más conservadoras, en su amado papel de “salvadores de la patria”, que tanto les gusta como vivimos en el pasado.

eldiario.es 25.04.2016 La imposibilidad de lograr un grupo parlamentario propio empuja a En Comú, En Marea y la alianza de Podemos con Compromís a sopesar otras posibilidades aunque ninguna garantice conseguirlo La catalana es...

El órdago de la confluencia. Por Germán Cano (El País. 22.4.2016. Pág, 20) Confluir no puede volver a significar un reagrupamiento de filas o resistir en los cuarteles esperando “el momento”,...

gavinesTEXTBuenas. Les saluda un fiel votante de la izquierda. ¿Pero cuál? Esa es precisamente la cuestión. Leo, oigo, me preocupo, analizo, y no llego a nada. Ahora que la derecha se va quedando con el culo al aire, y el viento se lleva facturas falsas y promesas clientelares; ahora que la otra pata del bipartidismo también cojea, me decía: “Es el momento, por una vez voy a apostar a caballo ganador”. ¿Pero cuál? ¿Es el cuadrúpedo realmente un caballo? ¿Tiene sólo cuatro patas? Veo manifiestos y notas de prensa de albertistas, cayistas, gasparistas y joseluisitas, entreverados con otros de menor volumen pero profunda convicción como recorteceristas, alternativos, subversivos, republicanos variopintos, hijos de la indignación y una miríada de colectivos hasta cierto punto, en el horizonte, afines, mirados obscenamente de reojo por los que podrían poder si pudieran. Y me digo, con ánimo de salvar mi posición: “Serán tendencias, entre todos podrán sacar al país del marasmo. Tienen la meta a su alcance. Pero, ¿la ven? ¿Hacia dónde miran? Me quedo perplejo ya que en el fondo, las reivindicaciones, los agravios recibidos son los mismos, como demuestra la CONFLUENCIA analizada en este mismo blog.